Galletas corazón

No se me ocurría una manera mejor de volver a mi lugar, quizás con un corazón sabrosón me perdonáis mi ausencia. Si, he estado en mis stories de instagram, por ahí me encontráis algunos días hablando de cocina, haciendo una receta o quizás hablando de lo que sea que me indigne ese día. La verdad es que todo este tiempo que no he pasado por aquí no ha sido el mejor de mi vida y como cada uno en sus redes enseña lo que quiere, yo no he querido mostraros tristezas ni colores grises.

Sigo siendo una mujer valiente aunque la vida en muchas ocasiones se empeñe en darme la espalda, aunque la cuesta sea larga, aunque la lluvia no pare, aunque los emails de propuestas de colaboración (trabajar gratis) no paren de entrar en mi correo, aunque las palmaditas en la espalda no den ingresos mensuales, aunque todas las palabras bonitas de lo mucho que vales se las lleve el viento. La vida pasa a pesar de muchas cosas, los minutos corren y el viento no para. Será que este invierno no ha parado de llover y esto también hace ver todo más gris, las nubes no nos dejan ver el sol que sale todos los días aunque parezca mentira, aunque una siempre ha sido mas de luna y estrellas,  mirar al cielo de noche siempre me ha atraído, el universo me parece tan maravilloso.

Cuando tengo que respirar fuerte y dejar mi mente en orden me voy a mi lugar, la verdad es que hace unos cuantos  meses que lo tengo desgastado de tanto ir, de tanto pensar, de tanto respirar. ¿Sabéis esas imágenes de alguien parado en mitad de una calle repleta y su alrededor moviéndose a toda velocidad? Esa es la sensación que yo tengo, todo sigue, pero yo estoy ahí parada, mirando…

Hoy he recibido el enésimo correo de colaboración, el último mes he hecho 2 entrevistas que tampoco me han llevado mas que a pensar “cuanto vales nena” no se muy bien para qué. El caso es que como una de las cosas que más me llena en la vida es mi pequeñaja y con ella hice estas galletas me pareció una buena manera de volver aquí, a mi lugar, a mi rincón.

Además ya no tengo escapatoria, se que seguís ahí, me pedís recetas, me pedís cursos, me pedís vídeos… Me tengo que poner las pilas, a ver si saco algo de energía de esta primavera que empieza y soy capaz de sacar este jeto que tengo en mi canal Youtube. Hace poco me dijeron que si enseñaba una teta subirían mis seguidores a montones -jajajaja lo que hay que oir -.

No tenía planeado poner esta receta aquí, se que con mis explicaciones en instagram las habéis hecho y os han gustado, si pagaran por esto yo sería más que afortunada, el cariño que me mostráis por redes me llega, me llega y mucho.

Bueno, que voy a echarle huevos y valor a la vida y aquí me vaís a tener, y vamos a ver si puedo hacer algún vídeo decente en Youtube, sobre todo viendo las visitas que tiene el vídeo de pan de molde de espelta y que seguís suscribiéndoos a mi canal, me lo debo y os lo debo.

 

Ingredientes ( 36 unidades aprox)

1 huevo L

4 gr de Royal

80 gr de mantequilla fría

120 gr de azúcar blanca

2 gr de sal

20 gr de miel suave

270 gr de harina floja

Ralladura de una naranja

1/2 cucharilla pequeña de comino molido

Chocolate 70% de cacao derretido para decorar.

 

Cómo se preparan.

Empezaremos cortando la mantequilla fría en dados pequeños y restregándola con la harina hasta conseguir la textura de arena húmeda. Por otro lado pesaremos el azúcar, rallaremos la piel de naranja y añadiremos el huevo. Todo esto lo juntaremos con la harina, la mantequilla, la sal y el Royal. Cuando tengamos una masa homogénea haremos una placa de un par de centímetros de grosor y la dejaremos en el frigorífico al menos media hora, si puede ser un poco más mejor, y si tenéis prisa la podéis meter diez minutos al congelador.

Una vez este fría estiramos hasta conseguir un grosor de medio centímetro, cortaremos con el corta pastas que más os guste  e iremos poniéndolas en una bandeja de horno con papel de hornear.

Con el horno caliente, las hornearemos a 180 grados 7/8 minutos, no les quitéis el ojo que se pueden quemar con facilidad. Las sacaremos siempre a una rejilla para que se enfríen.

Derretiremos chocolate del que más os guste, a mi el negro para esta receta me encanta, y sumergiremos las galletas y dejaremos enfriar sobre la rejilla o el papel de hornear.

Con todo el amor de Laia y mío.

On egin!

 

Anuncios


Categorías:dulce, huevos, masas, recetas para peques

Etiquetas:, , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: